Bruxismo

El bruxismo es el hábito involuntario de apretar o rechinar las estructuras dentales sin propósitos funcionales. Puede conllevar dolor de cabeza y músculos de la mandíbula, cuello y oído. El rechinamiento puede desgastar los dientes y generar pérdida de estructura dental.  

 

El bruxismo es de causa multifactorial, y si bien antiguamente se lo relacionaba con factores como la maloclusión dentaria, se ha constatado una alta prevalencia del factor etiológico estrés emocional (entre 51 y 54%).

 

El tratamiento puede incluir la confección de una férula o guarda oclusal en acrílico realizada en el laboratorio que busca generar la reprogramación neuromuscular, y evitar el frotamiento de los dientes. Para que el tratamiento sea exitoso también deberán considerarse otros factores que apunten a disminuir los estados de estrés y ansiedad.

 

La interdisciplina con médicos especialistas es fundamental para que el resultado del tratamiento sea efectivo y para que el paciente modifique hábitos que apunten a mejorar su calidad de vida.